Bienvenide a la era de la moda consciente

¡Hola! Antes que nada debes saber que escribir esto me emociona muchísimo por varios motivos, entre ellos porque combina dos temas que me apasionan: la moda y la consciencia. Jamás me hubiera imaginado que estos dos temas irían tan bonito juntos y te quiero contar por qué. Si estás aquí y sigues a Mockingbird, es porque seguramente amas la moda y sabes que mockingbird es un espacio con prendas únicas, con tendencias transformadas en historias y el lugar para crear un estilo propio que resalta todo lo que eres. Al final de eso se trata la moda, de expresarnos a través de lo que vestimos, pero aún así hay tiendas o marcas que no dicen mucho de nosotros en realidad, porque producen en gran escala y sin un proceso creativo detrás, sin decir que carecen de consciencia.

 

Es por eso que si amas la moda y amas lo que tu guardarropa dice de ti… la moda consciente is kind of your thing, ya que es todo lo que se refiere a las prendas, trends, estilos… pero de manera sustentable, ética y justa. La consciencia es algo que tú, yo, todes tenemos y es el motor de cómo operamos y no es más que el pleno conocimiento de la realidad que nos rodea, en el caso de la moda vendría siendo reconocer de dónde y hacia dónde van nuestra ropa, cómo elegimos, por qué elegimos vestirnos así, qué impacto tiene en nosotros y en el medio ambiente, etc, etc.

La moda consciente es una invitación a crear un guardarropa que diga más de nosotros. Es elegir alternativas al fast fashion, como el slow fashion – que es lo mismo que moda consciente pero en inglés  esta  filosofía de consumo responsable que busca una fabricación de ropa más lenta con respeto por la fabricación, las personas así como el impacto en el medio ambiente y los animales. Estas prendas tienen mejores estándares de calidad por lo que podrán acompañarnos por mucho más tiempo.

 

Y estoy segura que tal vez esta no es la primera vez que lees de slow fashion o moda consciente, pero sí quería aprovechar esta oportunidad para recordarte que además del impacto que tiene sobre el medio ambiente, etc… es el impacto que tiene en ti. En tu propio ser, porque al final cuando elegimos – lo que sea – desde la consciencia estamos conectando con nuestra esencia que quiere lo mejor para nosotres, que sabe quién somos y busca honrarnos.

 

Mi historia con la moda consciente sucedió el día que me di cuenta que no tenía un estilo propio, que consumía ropa como si fuera un plato desechable y el clóset me causaba más estrés que felicidad. A partir de ahí – y varios cambios personales – decidí que el closet sería un espacio que no me robaría energía, ni dinero, ni tiempo… que construiría un guardarropa simple y funcional. Y así llegue a la moda consciente, porque lo primero que hice fue reconocer como consumía y que estaba provocando en mí, y no se diga en el medio ambiente, que me estaba perdiendo de seleccionar prendas de calidad, o con historia, o prendas que tuviera algo que decir.

 

Mi clóset era un reflejo de mi y quería transformar ese espacio de estrés y ansiedad, con ropa barata y vacía. Y así llegó la moda consciente, esta es mi historia. ¿Cuál es la tuya?