City Talk

Viniendo de una ciudad pequeña donde es considerado “ser rebelde” el pintarte tu abundante cabellera color rosa neón, especialmente si eres hombre; estaba completamente aterrada cuando llegué a Monterrey.

No me malentiendas querida lectora. No tengo nada en contra de los hombres que saben usar el color exacto de rosa que les queda a su tono de piel. ¡Más aún atreverse a usarlo en el caliente sol del verano! Pero no estaba nada acostumbrada. Es real, las tendencias cuando no eres de una ciudad grande se tardan en llegar, más que nada porque no hay grandes tiendas comerciales que vendan las réplicas de lo que acaba de salir en el New York´s Fashion Week. No, en mi ciudad te conformabas con un par de jeans, flats y una blusa bonita.

¡Y aquí es tan diferente! Es una explosión de colores cada vez que vas caminando por la calle. Desde la entrada de mi facultad, hasta los fines de semana caminando por Barrio Antiguo. Y eso me asustaba a morir, porque dentro de mí, me sentía un poco ordinaria.

Así, comenzó mi ardua tarea para transformar poco a poco mi clóset con piezas que me agradaran más. Los jeans son súper cómodos y versátiles… ¿pero has intentado sustituirlos por unos indian pants? ¿qué tal unos pantalones de cuero sintético negro?

Las opciones son tantas y tan variadas que es confuso al principio. Me hubiera gustado tener una pequeña guía de cosas que me salvaran de apuros para cambiar mi rutina, sin verme ridículo o absolutamente incómoda. Así que aquí te va: la pequeña guía de supervivencia para chicas de ciudades pequeñas.

  1. Piezas que resalten: No, no estoy hablando de usar un vestido café con bolitas verdes. Estoy hablando de ropa (que sin ser necesariamente color neón) combinada con otras piezas, llamen la atención visual. Midi skirts con colores pastel que resalten tu piel, un blazer color rosa neón para una cena con amigas, unos botines negros que te encanten por su diseño. Ojo, cabe destacar que lo que hace que una pieza resalte aún más es lo cómoda que te sientas en ella, ¡así que nada de hacer compras de pánico!

foto1

  1. Claro que puedes usar dos piezas con diferentes patrones en el diseño: ¿Quién dijo que no? Tacha eso de tu cabeza, puedes ir desde lo conservador hasta lo alocado. La clave es buscar patrones que no se parezcan entre ellos y mantener al menos un color de la misma gama. Recuerda de todas maneras, que toda excepción cumple la regla.

foto2

  1. Mezcla texturas: Al igual que mezclar patrones, crea un amplio marco de opciones para usar. Encuentra piezas que no compitan unas con otras por la atención visual. Por ejemplo, hay texturas que pueden ser neutrales: cuero sintético y piel falsa en abrigos son dos trends que han hecho aparición en gran parte del año, y se ven fabulosos juntos.

foto3

Si te has mudado de ciudades, ¿cuál es tu experiencia en el cambio de moda de ambas? ¿Usarías alguno de estos outfits? ¡Esperamos tus comentarios!

Lorely Juárez

20 años, originaria de Monclova, Coahuila. Economista en progreso en la UANL. Fotógrafa aficionada. Asesora de matemáticas e inglés en su tiempo libre. Entusiasta de la moda. Foodie de tacos con precios accesibles.

Share this post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *